viernes, 12 de julio de 2013

El Callejón del Gato y los Gatos de Madrid

Placa homenaje a Valle-Inclán y su obra Luces de Bohemia, situada por encima de la placa de cerámica del nombre de la calle Alvarez Gato
Placa y homenaje a Valle-Inclán.

El callejón del Gato es uno de los lugares más conocidos de Madrid, y 'gatos' es el apodo por el que llaman a los nacidos en Madrid. Una de las tradiciones de Madrid afirma que el sobrenombre gatos data de los tiempos de la Reconquista por las tropas del rey castellano Alfonso VI. Según el relato, cuando los cristianos asaltaron la muralla árabe durante la toma de Madrid, a finales del siglo XI, uno de los soldados se subió a ella con gran ligereza "hincando la daga por las junturas de las piedras, que los del Real, maravillados de su agilidad, empezaron a decir: que parecía gato, trocando de allí adelante él y sus sucesores, en memoria de esta hazaña, su antiguo apellido por el de Gato".

Lo que no dudan los historiadores es que existió, en tiempos medievales, este linaje. A él perteneció Juan Álvarez Gato, poeta madrileño autor de un cancionero y mayordomo de la reina Isabel la Católica. Casado con Aldonza de Luzón, este personaje, que da nombre a la calle, no dejó descendencia, por lo que fundó en 1490 un mayorazgo, encabezado por su sobrino García Álvarez Gato. Las casas de dicho mayorazgo estaban contiguas a la torre de la iglesia de San Salvador y sus fachadas daban a la calle Mayor y a la calle de Santiago.

Valle-Inclán y los esperpentos

La calle de Álvarez Gato, más conocida como callejón del Gato, en los aledaños de la plaza de Santa Ana, es muy pequeña, pero se encuentra por derecho propio en la Historia de la Literatura Española. Fue a la puerta de uno de sus establecimientos, que como atracción tenía un espejo cóncavo y otro convexo, y por tanto deformaban la figura de quien en ellos se miraba, donde el dramaturgo y novelista Ramón María del Valle-Inclán ideó sus famosos esperpentos. 
Vista nocturna de la corta y estrecha calle, con varios bares y restaurantes.
Callejón del Gato. Foto: S.C.


Así, en su obra Luces de Bohemia (1924), el personaje Max Estrella le dice a su amigo don Latino: “Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato. Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el esperpento. Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo, son absurdas”. El nombre de este callejón aparece varias veces más en la obra.

El callejón del Gato siempre ha estado cerrado al tráfico rodado. Prácticamente, todas las puertas de esta calle son de bares y restaurantes muy frecuentados por sus raciones y platos típicos. Esta calle comunica la de Núñez de Arce con la calle Cruz. Es un paso muy frecuentado para ir desde la Puerta del Sol hasta la plaza de Santa Ana y el Barrio de las Letras.

Esta calle figura en el plano de Texeira (1656) aunque sin nombre, pero ya en el plano de Espinosa (1769) aparece con su nombre.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada