martes, 11 de junio de 2013

Calle de Bravo Murillo, carretera de Francia


En 1875, la madrileña carretera de Francia paso a llamarse calle de Bravo Murillo, en el tramo desde Cuatro Caminos hasta Estrecho, y a partir de ese punto se llamó O’Donnell, pero a los pocos años toda la calle se llamó de Bravo Murillo, desde la glorieta de Quevedo hasta la Plaza de Castilla.
Calle Bravo Murillo
Calle Bravo Murillo, 2013. Foto: SCB
A finales del primer cuarto del siglo XX se pavimentó Bravo Murillo, se instalaron bocas de riego, entró en funcionamiento el alcantarillado, suministro de gas y electricidad, y se construyeron centros sanitarios, educativos y religiosos.

En Bravo Murillo destaca el popular Mercado de Maravillas, que ocupa el solar de lo que antes era el colegio de Nuestra Señora de las Maravillas, destruido en 1931. El mercado fue proyectado por Pedro Muguruza en 1942, junto a otros de Madrid, como los de las calles Ibiza y Santa María de la Cabeza. En el barrio de Tetuán, junto a Bravo Murillo, estaba la parroquia de Nuestra Señora de las Victorias, que en la actualidad es la Plaza de la Remonta.

El eje de Bravo Murillo se convirtió en una de las arterias fundamentales de la ciudad, por ser núcleo de comunicaciones y de un floreciente comercio. La línea divisoria entre los municipios de Madrid (Cuatro Caminos) y Tetuán desapareció el 5 de junio de 1948, igual que ocurrió con otros municipios de la zona, y en 1955 se convirtió en distrito.
La calle de Bravo Murillo se ha caracterizado durante años por contar con varios cines (Cristal, Condado, Versalles, Lido) de entre los que destaca el edificio del cine Europa, obra vanguardista de 1928 a cargo de Luis Gutiérrez Soto. Hoy día esta calle es una de las que registran mayor concentración de establecimientos comerciales, especialmente zapaterías y tiendas de ropa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario