miércoles, 24 de julio de 2013

Plácido Domingo, la voz y la maestría


El tenor Plácido Domingo con smoking dirigiendo una orquesta en 2008
Plácido Domingo, 2008. Foto: Russell Hirshon.
El cantante de ópera madrileño Plácido Domingo es uno de los mejores tenores del mundo, además de pianista y director de orquesta. Su carrera ha sido un continuo éxito desde el principio, gracias a unas cualidades personales y a una formación musical muy completa, desde composición, hasta dirección de orquesta, una práctica cada vez más frecuente en su trayectoria profesional. Su maestría en el terreno musical se extiende a la organización de grandes eventos, el asesoramiento de teatros, la intervención en películas o el trabajo con géneros ligeros. Plácido Domingo ha contado siempre con el cariño y el respeto del pueblo de Madrid.
Debutó en 1960 con la Compañía Nacional de Ópera de México, con la que interpretó el papel de Alfredo en La Traviata, de Verdi. Al año siguiente cantó Tosca en el Teatro de Bellas Artes de Monterrey y Lucía de Lammermoor en la Civic Opera de Dallas (EE UU). 
Un personaje brillante 
Desde ese momento su exitosa carrera le lleva a los principales escenarios musicales del mundo. Tras actuar como tenor en la Ópera Nacional de Israel, permaneció dos años y medio en ese país. En 1964 hizo un recorrido por España, Francia e Italia y después México, Washington y Nueva York, donde, en 1966, actuó  por primera vez con la Ópera de Nueva York, y dos años más tarde en el Metroplitan Opera House, con el papel de Maurizio de la ópera Adriana Lecouvreur, de Francesco Cilea. A su regresó a Europa cantó en Hamburgo, Viena y Berlín y debutó en la Scala de Milán en 1969, con Hernani, de Verdi.
Sus excelentes cualidades se han evidenciado en la interpretación de casi un centenar de papeles operísticos diferentes, desde Donizetti y Verdi a Wagner, Puccini y Strauss. Personajes como el duque de Mantua en Rigoletto, el Arrigo de I vespri siciliani y Otello, de Verdi, o papeles wagnerianos como en el caso de Lohengrin. Fue memorable su interpretación del papel de Cavaradossi en Tosca, de Puccini, en el Covent Garden de Londres en 1971. Además ha dirigido orquestas en el Metropolitan de Nueva York, en la ópera de Los Ángeles y ha dirigido a la Philarmonic Orchestra de Londres.
Por su naturalidad, la voz de Plácido Domingo es una de las favoritas del gran público, tanto en Europa como en América. Por ello, además de intervenir en los más prestigiosos escenarios del mundo ha cantado también en famosos festivales al aire libre. En 1981 cantó en el Central Park de Nueva York ante más de 250.000 personas, un evento que un año después repetiría en el campus de la Universidad Complutense de Madrid, y en 1985 representó Otello en el estadio Vicente Calderón. 
Portada del disco de vinilo de Plácido Domingo Romanzas y duos de Zarzuela en el que aparece ataviado de chulapo madrileño con clavel rojo en el ojal
Portada de un disco de Plácido Domingo.
En julio de 1990 participó, junto a José Carreras y Lucciano Pavarotti, bajo la batuta del maestro Zubin Mehta, en la clausura del Mundial de Fútbol de Italia. Los Tres Tenores, nombre que recibió este evento, tomó parte de nuevo en las clausuras de los Campeonatos Mundiales de Fútbol de 1994, 1998 y 2002. Los tres tenores actuaron también en los Ángeles en la clausura del Mundial de Fútbol de Estados Unidos.
El prestigio internacional de Plácido Domingo le valió para ser nombrado en 1992 director artístico de la Exposición Universal de Sevilla, y dos años después director artístico de la Ópera de Washington.
Primeros años
Plácido Domingo nació en Madrid en 1941. Estudió piano, canto y dirección de orquesta en México, adonde se trasladó en 1950 con sus padres, los cantantes de zarzuela Plácido Domingo y Pepita Embil, establecidos allí por motivos de trabajo. En México recibió clases de solfeo y piano del maestro Manuel Barajas. También fue alumno del director Igor Markevich.
A los 14 años ingresó en el Conservatorio Nacional de Música de México, donde fue discípulo del barítono del Metropolitan Ópera House, Carlo Moretti que fue quien le aconsejó que renunciase a ser barítono para convertirse en tenor. No obstante, en su debut en México actuó como barítono con la compañía de sus padres en la zarzuela Gigantes y Cabezudos.
Con sólo 16 años se casó con una compañera de estudios del conservatorio, con la que tuvo un hijo, y de la que se divorció dos años después. En ese periodo trabajó como pianista y cantante en locales nocturnos. En 1962, contrajo matrimonio con la prestigiosa soprano de Veracruz (México) Marta Ornelas.
Premios y distinciones
A lo largo de su exitosa carrera ha recibido numerosas distinciones, entre las que destacan una decena de doctorados honoris causa, entre otras, por la Universidad Complutense de Madrid, la de Nueva York, la Georgetown University y Philadelphia College of the Performing Arts.
En 1991 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, junto a Victoria de Los Ángeles, Teresa Berganza, Montserrat Caballé, José Carreras, Alfredo Kraus y Pilar Lorengar.
Fue figura musical en el año 1997, Medalla de Oro del Instituto Hispánico de Nueva York, Medalla de Oro de la Villa de París, Medalla de Oro Julián Gayarre de la Fundación Nacional de Arte Lírico y de la Asociación de Amigos de la Ópera de Madrid. Es además Caballero de la Legión de Honor de Francia.
Desde el año 2000 ha recibido numerosos premios y reconocimientos, entre otros, la Medalla Presidencial de la libertad en los Estados Unidos, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, la Medalla Internacional de las Artes de la Comunidad de Madrid, la Orden del Águila Azteca y la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Ha ganado once Premios Grammy, dos Latin Grammy y dos premios Emmy. El gran tenor madrileño ha actuado en muchas ocasiones para colaborar en causas benéficas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario