lunes, 3 de junio de 2013

Plaza de la Cibeles, el cogollo oficial

Vista parcial de la Plaza de la Cibeles. A la derecha el Palacio de Comunicaciones, sede del Ayuntamiento. A la izquierda el Palacio de Linares, sede de la Casa de América.
Plaza de la Cibeles. Foto: SCB
La plaza de la Cibeles debe su nombre a la Fuente de Cibeles ubicada en su centro, un conjunto escultórico que representa a esta diosa mitológica, esposa de Saturno, madre de Júpiter y diosa de la Tierra a quien todos los animales salvajes obedecían. La Fuente de Cibeles fue labrada en 1781-82, en tiempos del rey Carlos III, por los escultores Roberto Michel y Francisco Gutiérrez, según diseño de Ventura Rodríguez, quien también dibujó la Fuente de Neptuno.

La Fuente de Cibeles es, junto con la Puerta de Alcalá y el Oso y el Madroño, símbolo de Madrid. Su primera ubicación fue un lateral de la plaza que da al paseo de Recoletos, mirando hacia el paseo del Prado. En el siglo XIX se le añadieron a los lados un grifo o dragón y un oso de cuyas bocas manaba un chorro de agua que recogían más fácilmente los aguadores para suministrar el líquido a personas y caballerías, por ello también tiene un caño en la parte trasera. 

La Cibeles. Foto: F. Chorro.
En 1894, siendo alcalde de Madrid el conde Romanones, la escultura fue trasladada a su ubicación actual, se le retiraron el dragón y el oso y se le añadieron figuras de niños con jarrón del que sale el agua, obra de Ángel Trilles y Antonio Pereda. Además, el conjunto se elevó sobre el estanque que la rodea. Por este motivo, los madrileños de entonces decían: "Romanones le ha puesto piso a Cibeles y han tenido descendencia".

Principales edificios

A la plaza de la Cibeles se asoman cuatro edificios emblemáticos, puntos de referencia histórica para los madrileños y auténticas obras de arte de la arquitectura: el Palacio de Linares, el Palacio de Buenavista (Cuartel General del Ejército), el Banco de España y el Palacio de Comunicaciones, convertido en sede del Ayuntamiento de Madrid en 2007, siendo alcalde Alberto Ruiz-Gallardón.

Foto del Banco de España y la calle Alcalá, al fondo la plaza de Cibeles y el Ayuntamiento.
Banco de España, Fachada de calle Alcalá. Foto: F. Chorro
El palacio de Linares, de influencia francesa, fue construido en 1873 por Carlos Colubí y Manuel Aníbal Álvarez para residencia de José de Murga, marqués de Linares. Pasó luego a ser propiedad de la Compañía Transatlántica y de la Confederación Española de Cajas de Ahorros. En 1988 fue comprado por el Ayuntamiento por 3.200 millones de pesetas al empresario Emiliano Revilla. Un año después comenzaron las obras para su rehabilitación como sede de la Casa de América, siendo muy famoso entonces por los supuestos fantasmas que allí moraban y que llevaron a estudiosos del tema a realizar audiofonías en su interior.

A su lado se encuentra el Palacio de Comunicaciones, que fue construido en 1905 por los arquitectos Palacios y Otamendi. Fue levantado a la entrada de los antiguos jardines del Buen Retiro y bautizado por los madrileños como 'Nuestra Señora de las Comunicaciones', por su apariencia de catedral, con fachada en piedra blanca y su gran torre central. Enfrente de este edificio de 12.607 metros cuadrados se encuentra el Banco de España, edificado entre 1884 y 1891 por Eduardo Adaro. Este edificio se asienta sobre el antiguo palacio del marqués de Alcañices y sobre la iglesia de san Fermín de los Navarros, que fueron derribados en 1884 para poder construir el Banco de España.

Ocupa también un lugar destacado en la plaza de la Cibeles el palacio de Buenavista, prototipo de edificio palaciego de la segunda mitad del XVIII. Fue construido por Juan Pedro Arnal en 1777, sobre los terrenos de Buenavista, adquiridos en 1769 por el duque de Alba. Fue su nieta María Teresa Cayetana de Silva quien proyectó el palacio, pero murió antes de que éste estuviese terminado. Más tarde fue ampliado y a partir de 1847 fue sede el Ministerio de la Guerra. Hoy día es el Cuartel General del Ejército.

No hay comentarios:

Publicar un comentario