sábado, 8 de junio de 2013

Rosendo, estrella del rock urbano


Rosendo, considerado el padre del rock urbano, es el prototipo de músico independiente y luchador. Su larga melena, sus vaqueros, sus zapatillas de deporte y las vivencias callejeras reflejadas en las letras de sus canciones son un auténtico icono. En sus 40 años de carrera ha pateado todo el país ofreciendo innumerables conciertos y componiendo algunas de las canciones más representativas del rock nacional en los años 80 y 90, como Maneras de vivir, La noche de que te hablé o Loco por incordiar. Con sus letras se planta ante el sistema y los poderosos y crítica las desigualdades sociales como himnos para varias generaciones.
Rosendo frente al micrófono canta y toca la guitarra eléctrica en un concierto ofrecido en 2012
Autor: Carlos Delgado (Rosendo en concierto, 2012)
Su acelerada carrera, no exenta de dificultades y rebeldía, se inició en 1972 al entrar como guitarrista solista en el grupo Fresa, que tocaba en las fiestas de pueblos de Madrid versiones de los Beatles, Los Canarios y otros grupos de moda en los 70. Cada miembro cobraba 3.000 pesetas por actuación. En 1974 y con 60 canciones propias el grupo pasó a llamarse Ñu y ofreció numerosos conciertos. En 1977 Rosendo abandona el grupo por sus diferencias con José Carlos Molina, el flautista de Ñu. Poco después, Rosendo formó el grupo Leño, con Chiqui Mariscal y Ramiro Penas. Con temas como Este Madrid empiezan a conquistar al público madrileño y recorrer distintas zonas de Madrid y Toledo. En 1979 sale a la venta su primer Lp, Leño, en el que Rosendo es el compositor de todos los temas, entre ellos, Castigo, El oportunista y El Tren.

Los éxitos de Leño se suceden, con temas antológicos como La noche de que te hablé. En 1981 era uno de los grupos de referencia del público juvenil. En 1983 acompañan a Miguel Ríos en su macrogira por España con El rock de una noche de verano. Sin embargo, debido a diversos motivos, ese mismo año el grupo decide disolverse.

En solitario

Luego, Rosendo apareció en solitario, con un primer trabajo en 1985 titulado Loco por incordiar, grabado en Alemania con la participación del bajista Tato Gómez y el batería Sergio Castillo, colaboradores de Miguel Ríos. Con este trabajo consiguió casi 50.000 copias en el primer año. Entre otras canciones, contiene su aclamado tema Agradecido, Callejones, en el que colabora Ramoncín, y la canción que da nombre al Lp.
En 1986 aparece el segundo Lp, Fuera de Lugar, con los mismos músicos que el anterior y con temas como Cara a cara, Aguanta el tipo, Obstáculo impertinente y otros en los que muestra la desorientación y desconfianza que hay en el mundo.

El tercer disco de Rosendo, A las lombrices, de 1987, es un disco un tanto extraño, en el que destacan temas como En agua caliente y El asa del cubo, pero en el cuarto Lp en solitario, Jugar al gua, de 1989, recuperó su entusiasmo vital surgiendo temas legendarios: Flojos de pantalón o el reggae Del pulmón, e incluye algunas baladas como Nada especial o Sumisión. La gran aceptación entre el público hizo que ofreciera numerosos conciertos y ese año grabó un doble Lp, Directo, un repaso a su discografía personal y uno de los mejores trabajos en vivo del rock nacional.

Rosendo pasó el año 1990 dando conciertos con el grupo y en un año después compartió cartel con Burning en un concierto memorable en Las Ventas.
En primavera de 1992 grabó Deja que les diga que no!, sexto Lp, en el que criticaba los fastos del V Centenario del Descubrimiento de América, acompañado de una banda a la que se sumó Luis Martín, uno de los Ronaldos. Ese mismo año compuso la sintonía del programa de Telemadrid Andar por casa y lanzó su séptimo Lp, La tortuga, que cuenta con temas como No me apetece, Los de siempre o la autobiográfica que da título al disco.

Durante 1993, el grupo actuó en directo por todo el país, y en 1994, con 40 años, salió Para bien o para mal, disco en el que Rosendo cuenta con los mismos músicos de su trabajo anterior: Miguel Ángel Jiménez, Rafa J. Vargas y Gustavo Di Nobile, además de la colaboración de algunos miembros de Celtas Cortos. Sus canciones mostraban a un Rosendo más reflexivo en canciones como ¿De qué vas?, dedicada a su hijo Rodrigo, Tengo que no tengo, Puedo ser más feliz o Lo que tú y yo sabemos, homenaje a Antonio Vega, autor de la canción.

Tras la aparición de este Lp inicia una temporada de conciertos y en 1996 aparece su noveno disco, Listos para la reconversión, donde colabora Ángel ‘Reverendo’ en la canción Práctico. Después de Loco por incordiar es quizás su disco más politizado. Más tarde, Gustavo Di Nobile abandona la banda y Miguel Ángel Jiménez es sustituido por Ángel Crespo y luego por Mariano Montesa.

En 1996 compuso la banda sonora de la película Dame algo, ópera prima de Héctor Carré, para la que recupera el tema de leño Qué desilusión, y compone el tema Siempre hay una historia. En noviembre de ese año actuó en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid en la Fiesta Europea por la Tolerancia, en la que también participaron Siniestro Total y Celtas Cortos.
En 1997 salió a la venta un disco recopilatorio con algunos de sus mejores temas:: Agradecidos...Rosendo, en el que intervinieron aclamadas formaciones como Enemigos (Entonces duerme), Barricada (Agradecido), A Palo Seko (Majete), Siniestro Total (De qué vas) y Ronaldos (Qué me das), entre otros.

Medalla de Oro

En 1998 comenzó una nueva etapa iniciada con el disco A tientas y barrancas al que sigue en 1999 Siempre hay una historia... en directo, grabado en el patio de la cárcel de Carabanchel. En 2001 sacó al mercado Canciones para normales y mero dementes y en 2002 Veo, veo... Mamoneo. En 2005 se publicó Lo malo es... ni darse cuenta. En 2006 recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.
En 2007 llegó un nuevo disco, El endémico embustero y el incauto pertinaz, y en 2008 realizó una gira de varios meses por España junto a Barricada y Aurora Beltrán (ex cantante de Tahúres Zurdos) con un concierto final en la Plaza de Toros de Las Ventas, del que poco después se publicó un pack con 2 Dvd y un CD.

El disco de versiones de Leño, Bajo la corteza, se editó 2010 y ese mismo año A veces cuesta llegar al estribillo, con 11 nuevas canciones. A finales de 2011 sacó en edición CD + DVD un concierto grabado meses antes en el Palao de la Música de Barcelona, y también una caja con todos sus discos de estudio en solitario (1985-2011) además CD del Palao.
Rosendo Mercado Ruiz nació en Madrid el 24 de febrero de 1954. A los cuatro años su familia se trasladó a Carabanchel, un barrio que estará siempre presente en su carrera. Estudió en el Colegio de Salesianos, de Carabanchel Alto. Con 12 años, su abuelo Rosendo le compró una vieja guitarra que colgaba de las paredes de una peluquería de su barrio. Con el tiempo se unió a unos amigos que también tocaban algún instrumento. Tras el Bachiller Elemental, por las mañana trabajaba como botones en unas oficinas y por las tardes iba a clases de Oficialía Industrial. En 1979 Rosendo se casó y tuvo un hijo, Rodrigo, por lo que buscó nuevos ingresos trabajando por horas y hasta 1981 en una fábrica de botas de vino.

2 comentarios: