viernes, 7 de junio de 2013

Jardiel Poncela, maestro de la alta comedia

Retrato del joven Enrique Jardiel Poncela realizado en 1931
Jardiel Poncela. Biblioteca Nacional.

El dramaturgo y novelista Enrique Jardiel Poncela (Madrid, 1901-1952) fue el maestro indiscutible inventando situaciones, intrigas y misterios inverosímiles cargados de humor, además de auténtico precursor del teatro de humor contemporáneo. 

Desde sus primeras obras introdujo un nuevo humor no suficientemente comprendido durante muchos años, por ello en los estrenos de sus comedias siempre hubo críticos detractores, quizás por lo imprevisible y desconcertante de los desenlaces, resueltos a base de ingenio. En sus obras nunca se sabía lo que podía pasar y esto molestaba a quienes se consideraban por encima de la media.  

Su  primer estreno de teatro fue Una noche de primavera sin sueño (1927), al que siguieron Un drama en 1880 (1932), Usted tiene ojos de mujer fatal (1933), Angelina o el honor de un brigadier (1934), Cuatro corazones con freno y marcha atrás (1935), Un marido de ida y vuelta (1939), Los ladrones somos gente honrada (1941) y otras obras de teatro de gran éxito, como Eloísa está debajo de un almendro (1943), El sexo débil ha hecho gimnasia (1946) o Los habitantes de la casa deshabitada (1949). Su último estreno teatral se produjo en 1949, Los tigres escondidos en la alcoba. 

Su humor revitalizó el teatro

Sus numerosas obras se caracterizan por unos argumentos entretenidos, de divertidas escenas con un diálogo dinámico, donde los enredos se resuelven con chispa y sutileza, dando al argumento lógica y credibilidad. Aún así, quizás su principal mérito como autor es haber sabido armonizar la comedia tradicional burguesa con el teatro moderno, revitalizando el teatro español.

Cuentan que en una ocasión ordenó a un acomodador del Teatro de la Comedia que desclavara la butaca en la que habitualmente se sentaba un crítico teatral y la colocara al revés, de espaldas al escenario, indicándole que cuando dicho crítico preguntara le dijera que, para lo que se enteraba de lo que veía, lo mismo daba para donde mirara.

Como novelista, muchas de sus obras obtuvieron un gran éxito entre el público. Destacan Amor se escribe sin hache (1929), ¡Espérame en Siberia, vida mía! (1930),  Pero...¡hubo alguna vez once mil vírgenes? o La tourné de Dios (1932). Muchas de sus obras han sido llevadas al cine.

Con ese talento y originalidad fuera de lo común, el humor inverosímil de Enrique Jardiel fue el precursor de alguna manera de los semanarios humorísticos La metralleta y La Codorniz, y abrió el camino al teatro humorístico creado luego por Miguel Mihura.

Residió temporalmente en Estados Unidos, adonde acudió con otros humoristas españoles, como Edgar Neville, a trabajar como guionistas de cine en Hollywood, pero volvió pronto a Madrid, donde permaneció hasta su muerte. Al parecer le gustaba mucho la producción de Buster Keaton, por las abundantes situaciones absurdas y paradojas de sus películas. Su extensa producción cuenta además con muchos guiones cinematográficos, ensayos, narrativas breves y otras piezas. 

La obra de Jardiel Poncela tuvo que esperar hasta la década de 1980 para que se valorara adecuadamente, tras la publicación de Obras completas, en 1977.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario