sábado, 22 de agosto de 2015

El nombre de la calle de la Ballesta

Calle larga y estrecha adoquinada a la que se asoman balcones de edificios de cuatro plantas..
Calle de la Ballesta.
La calle de la Ballesta tiene el origen de su nombre en esa costumbre tan primitiva como cruel de maltratar a animales bravos y salvajes cuando se encuentran atrapados y fuera de su hábitat. En esta calle cercana a la Gran Vía, vivía en el siglo XVII un cazador de origen alemán, aficionado al vino, que tenía junto a su casa un corral dedicado al tiro con ballesta sobre animales vivos. En aquel corral había instalado un poste al que ataba a los animales por el cuello, y un tablado sobre andamios desde donde los ballesteros disparaban sus flechas sobre lobos, venados o jabalíes cazados en los bosques que rodeaban Madrid. Este penoso espectáculo en el que se confundían los alaridos del sufrimiento de los animales con el griterío de los espectadores, reportaba a su promotor sustanciosas ganancias.

El cazador se situaba en tierra para atender lo preciso para el entretenimiento y encargarse del relevo de animales en el poste. Para ello disponía de una especie de cajón de madera que a modo de caseta le protegía de las saetas que disparaban los aficionados. Sucedió en una ocasión que la presa era un jabalí enorme cazado en el monte del Pardo que, atravesado por numerosas flechas y en su furiosa lucha por escapar de aquella muerte consiguió arrancar el poste. El cazador salió huyendo, pero el animal le atrapó y de un feroz mordisco le mató. 


Desde entonces, la autoridades de la Villa prohibieron esta brutal actividad, pero para entonces ya los madrileños llamaban a éste el corral de la Ballesta. Y así se llamó también la calle donde aquel se encontraba, hoy entre la calle del Desengaño y la Corredera Baja de San Pablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario