miércoles, 8 de enero de 2014

Primeras películas de cine en Madrid

Placa de cerámica en la fachada del antiguo hotel Rusia. Dice: El día de San Isidro se celebró en esta casa la primera exhibición del cinematógrafo para los españoles. 15 de mayo de 1896.
Placa dedicada a la llegada del cine. S.C. 

Las primeras películas de cine que se vieron en Madrid las exhibió un técnico de la casa Lumière, Alexandre Promio, el 13 de mayo de 1896. Fue en los bajos del desaparecido hotel Rusia, en la carrera de San Jerónimo. El revuelo en la capital por las imágenes en movimiento fue espectacular. Durante las pocas semanas que estuvo allí este primer cinematógrafo todo el que podía pagaba una peseta por ver aquel prodigio. Hacía casi cinco meses que sus inventores, los hermanos Lumière, habían celebrado en París la primera sesión pública de cine, el 28 de diciembre de 1895.

Estas primeras sesiones del cinematógrafo mostraron a los atónitos madrileños diez escenas de la vida cotidiana, con títulos como Un paseo por el mar, Salida de los obreros de la fábrica Lumière, Batalla de nieve o La llegada del tren a la ciudad, película que conseguía que los espectadores se removieran en sus asientos ante el ‘riesgo’ de ser arrollados por una locomotora. Los dos primeros días asistieron invitados la reina regente María Cristina, miembros de la nobleza, la diplomacia y la prensa.


A partir del 15 de mayo, día de San Isidro, estos ‘documentales’ mudos y en blanco y negro se mostraron al público madrileño en funciones de mañana, tarde y noche, con una duración total de unos 20 minutos. La sala de proyecciones era el comedor del hotel Rusia, en el número 34 (hoy 32) de la carrera de San Jerónimo. El local fue alquilado y acondicionado para la ocasión por el cámara Alexandre Promio, quien también era conocido como Eugène Promio. Dos placas en este edificio recuerdan el acontecimiento, una referida al día 14 y otra al día 15 mayo.

Edificio del antiguo Hotel Rusia, de cuatro plantas superiores con sucesión de pequeños balcones, y entre ellos la placa conmemorativa en cerámica
Edificio del antiguo Hotel Rusia. Foto: S. Castaño

Primera película española

Entre aquellos primeros espectadores estaban Eduardo Jimeno Peromarta y su hijo Eduardo Jimeno Correas, de Zaragoza, quienes poco después decidieron comprar una cámara Lumière y viajaron a la localidad francesa de Lyon, donde estaba la fábrica. La cámara, que costó 2.500 francos, servía para tomar vistas, positivar y proyectar. Con ella se filmó la que se considera la primera película española, Salida de la misa de doce de la iglesia del Pilar de Zaragoza, el domingo 11 de octubre de 1896. Poco después, Eduardo Jimeno comenzó a proyectar películas en una nave de la calle Fuencarral a la que llamó Palacio de Proyecciones.

Por su parte, el cámara francés Alexandre Promio, al mes siguiente de sus primeras proyecciones en Madrid, rodó las primeras películas en escenarios madrileños: Salida de las alumnas del Colegio San Luis de los Franceses, Llegada de los toreros y nueve documentales militares, entre ellos Maniobras de la artillería en Vicálvaro.

Eran los primeros compases de Madrid como sede del cine español, que rápidamente encontró cobijo en los teatros de la época. Se alternaban los espectáculos teatrales con las proyecciones de cine, aunque también se construyeron nuevos edificios dedicados a la proyección de películas. También surgieron las primeras revistas de cine, la primera en 1907, llamada Cinematógrafo Ilustrado.

Los primeros años del siglo XX trajeron numerosas películas mudas, como La boda de Alfonso XIII (1906), Asesinato y entierro de Canalejas (1912) y Luis Candelas o el bandido de Madrid (1926). Ya en 1923 había en Madrid 30 salas de cine. Habría que esperar a 1930 para asistir a la primera sesión de cine sonoro, con la película Los misterios de la Puerta del Sol, de Francisco Elías, donde se intercala el sonido ambiente de la Puerta del Sol y la Gran Vía con escenas mudas rotuladas. Por entonces, aquellas simples naves o barracones cinematográficos se habían reformado para ofrecer una mayor comodidad de los espectadores y se habían instalado pantallas más grandes. En 1935 la ciudad contaba con unos 60 cines.

En 1928 nació el Cine-Club Español. Su fundador, Ernesto Giménez Caballero, y Luis Buñuel proyectaban en diversas salas de cine madrileñas películas vanguardistas francesas y soviéticas. Este primer cine club, cuyo ejemplo se extendió al año siguiente por las principales ciudades españolas, reunía a personajes del  mundo de la cultura, principalmente a intelectuales de la Generación del 27.

No hay comentarios:

Publicar un comentario