lunes, 5 de octubre de 2015

Origen de la calle y Monasterio de Montserrat

De estilo barroco, fachada asimétrica blanca y ornamentada torre.
Iglesia de Montserrat. Foto: A. Castaño
La madrileña calle de Montserrat y el convento e iglesia del que recibe su nombre tienen el origen del mismo en un suceso ocurrido en Cataluña en el siglo XVII. Corría el año 1640 y era abad del monasterio de Santa María de Montserrat, en la provincia de Barcelona, el benedictino castellano fray Andrés, que había resultado elegido para el cargo durante cuatro años. Los monjes catalanes estaban indignados porque el cargo de abad recaía siempre en un castellano, así que acordaron negarle la obediencia.

Eran tiempos de guerra entre España y Francia, por ello en parte de Cataluña, como territorio fronterizo, se encontraban las tropas del rey Felipe IV para atacar por el sur la Francia de Luis XIII. Los abusos de las tropas, la obligación de su alojamiento entre la población y los problemas por su manutención habían provocado la sublevación popular de Cataluña en 1640.

En estas circunstancias, los monjes catalanes del monasterio de Montserrat decidieron un día tomar la cruz monasterial y salir del recinto portando velas por la montaña camino de Barcelona. En el monasterio se quedaron el abad y otros trece monjes castellanos. Por el camino se les unieron numerosos campesinos y gentes de los pueblos, ofreciéndoles sus carros y caballerías, aunque ellos decidieron continuar a pie. Al llegar a Barcelona recibieron los vítores de la población por su decisión. Enardecidas, muchas personas subieron al monasterio y apresaron a los monjes castellanos y poco faltó para que murieran en la revuelta. Las autoridades de la Ciudad Condal llegaron a tiempo y los condujeron presos a Barcelona.

Más tarde los trasladaron al monasterio de Ripoll, donde permanecieron hasta que el rey ordenó que los monjes volvieran al monasterio de Montserrat e informó al Papa Gregorio XIII de estos sucesos. El Papa delegó la causa en fray Benito de Toco, obispo de Lérida, que fue a Montserrat, pero no consiguió calmar a los catalanes, que nuevamente se sublevaron y expulsaron de noche al abad y demás monjes castellanos. Éstos huyeron y consiguieron llegar a Madrid. 


Monasterio en Madrid
Postal en blanco y negro, en una calle casi sin peatones.
Postal antigua (Archivo de la Comunidad de Madrid).
 
Felipe IV decidió que lo mejor era acoger a los benedictinos en Madrid antes que empeñarse por la fuerza en que vivieran odiados en el monasterio barcelonés, por lo que ordenó a su valido el conde-duque de Olivares que les buscara un lugar donde hacer vida monástica. Se les concedió una casa en la que había vivido un tiempo el conde-duque, a las afueras de la ciudad, y el rey les concedió una renta de seis mil ducados. Los monjes levantaron allí una capilla dedicada a Santa María de Montserrat, en memoria de la que habían dejado en la famosa montaña catalana.

Allí estuvieron los benedictinos hasta que, por la insalubridad del lugar, solicitaron al rey su traslado a otro sitio dentro de la población, eligiendo un paraje que había junto al portillo de  Fuencarral. Allí, en un terreno donde hoy confluyen la calle de Montserrat con la calle de San Bernardo, donde tiene su fachada principal, se empezó  a construir en 1668 el convento y su iglesia, ya en tiempos de Carlos II. En él se instalaron los monjes en 1704, antes de que acabaran las obras, que en realidad nunca llegaron a completar el proyecto del arquitecto de la Villa, Sebastián Herrera Barnuevo. 


Los monjes benedictinos ocuparon este monasterio hasta la guerra de la Independencia (1808) y después hasta 1820. Luego lo ocuparon de nuevo hasta la desamortización de Mendizábal, en 1836, cuando el convento pasó a ser cárcel de mujeres, dejando la iglesia para el culto. Más tarde, el penal se trasladó a la calle Barquillo y se realizaron nuevas obras para que volviera a ser convento.

En el edificio trabajaron, después de
Herrera Barnuevo, otros destacados arquitectos, incluido Pedro de Ribera que decoró la fachada principal y la torre. El templo, de titularidad estatal, fue declarado Monumento Nacional en 1914, y restaurado en 1983 por la Dirección General de Bellas Artes. En la actualidad se realizan obras de restauración de su fachada principal y de la torre, adjudicadas por el Ministerio de Educación y Cultura

No hay comentarios:

Publicar un comentario