martes, 17 de septiembre de 2013

Pirulo, rey de los cromos del Retiro


Luis Ortega, Pirulo, a avanzada edad, sentado ante una mesa cubierta de cromos, en el parque del Retiro.
Luis Ortega, 'Pirulo'. Autor: Desconocido
Pirulo era un personaje entrañable. Conocido como el ‘rey’ del Retiro, dedicó gran parte de su vida a entretener, jugar y cambiar cromos y tebeos con los chavales que visitaban el mejor y más famoso parque madrileño, El Retiro. Pirulo nació en 1920 en la calle Ibiza y siempre fue un hombre abierto y al que le gustaba servir a los demás. 

El apodo de Pirulo por el que todos le conocían le vino cuando durante una celebración vecinal su padre, que no era bebedor, agarró una borrachera, que los vecinos llamaban ‘pirula’, y Luis heredó el mote. 
Luis Ortega Cruz ‘Pirulo’ comenzó a hacerse popular en su puesto de cromos y golosinas en el Retiro, y luego, en los años sesenta, organizó comedores populares para los más necesitados y colaboró con el Padre Llanos en las actividades humanitarias en el barrio del Pozo del Tío Raimundo, en Vallecas.

Veinte años estuvo con su puesto del parque del Retiro (luego tuvo una pequeña tienda en la calle Ibiza) muy cerca de la primera puerta de la calle Menéndez Pelayo desde la calle de Alcalá, por lo que varias generaciones de niños madrileños, muchos de ellos criados en el parque, vivieron con él momentos muy felices.
Durante muchos años y con el seudónimo de ‘Pirulo’ firmó hermosas historias en el diario Pueblo. En 1988, la ciudad de Madrid dedicó una placa a este personaje tan auténtico, por sus 50 años dedicados a los niños. Instalada en El Retiro, adosada a una escultura en forma de jarrón, dice así:  "A. D. Luis Ortega ‘Pirulo’, los niños de ayer, hoy y mañana". Pirulo falleció el 29 de enero de 2009, a la edad de 85 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario