miércoles, 29 de mayo de 2013

Plaza de España, puerta de los Madriles

Vista aérea de la plaza con sus rascacielos y el entorno urbano.
Vista aérea de Plaza de España. Foto: S. Castaño.
La Plaza de España es llamada así desde principios del siglo XX y anteriormente era conocida como plaza San Marcial, entre la calle Leganitos y la de Bailén. El lugar que hoy ocupa esta plaza era conocido antiguamente como el prado de Leganitos. Este paraje era muy frecuentado durante el verano por los madrileños, que paseaban por allí por las noches para tomar el fresco cerca de la fuente de Leganitos, citada por Cervantes en Don Quijote de la Mancha.

Cuando Felipe II trasladó la Corte a Madrid, en 1561, la plaza y alrededores era un campo de cultivo regado por el arroyo Leganitos. En tiempos de Carlos III se construyó en este prado el convento de San Gil, popularmente conocido como 'el de los Gilitos', más tarde convertido en cuartel.

En 1896 se promulgó la Ley del Suelo, que permitía al Ministerio de la Guerra la demolición del cuartel de san Gil y la venta de su solar, que pensaban dividir en manzanas para dar salida a las calles Mendizábal y Martín de los Heros, pero por falta de locales para la tropa no se llevó a cabo hasta 1908.
Rodeado de olivos y frente a un estanque, en el gran monumento a Cervantes destacan las figuras del escritor sentado a media altura y a sus pies don Quijote y Sancho Panza cabalgando.
Plaza de España y monumento a Cervantes. Foto:S.C.

El proyecto de ampliación de la plaza (1909) incluía un gran hotel, salida al Metropolitano del Norte, apertura por Ferraz con perspectiva hacia la plaza de Oriente, y en el otro extremo el monumento a Cervantes y la Gran Vía. El proyecto se aprobó en 1911 y suponía la expropiación de varios edificios, pero hasta bastantes años después no adquirió su aspecto actual. Mientras, aquel descampado se utilizó para celebrar la verbena de Santiago, que antes se hacía en la plaza de Oriente.

Monumento a Cervantes

En la esquina con Ferraz se levantó, desde 1909 a 1914, un edificio modernista y original, obra del arquitecto italiano Daverio, que tuvo que ocultar su identidad porque legalmente no podía trabajar en España. En alguna ocasión, las dueñas del edificio utilizaron en los documentos el nombre de Federico Arias como arquitecto.

En 1915 se convocó concurso de anteproyectos para levantar el monumento a Cervantes. Se presentaron 53 bocetos, resultando ganador el de Rafael Martínez Zapatero y Lorenzo Coullant Valera, aunque el monumento no se comenzó hasta 1928, con la colaboración de Pedro Muguruza. La plaza se convirtió en jardín en 1918, dejando de ser un descampado y en 1941 quedó conectada por el Metro con Argüelles, Embajadores y Legazpi.

Edificio España y Torre de Madrid 

Fue en 1950 cuando se construyó en esta plaza el Edificio España, obra de  los hermanos Otamendi Machimbarrena, de 111 metros en 28 plantas. Fue el edificio más llamativo de la capital hasta que los mismos constructores terminaron en 1957 la Torre de Madrid, con 120 metros.
 

A finales de los años 60 y principios de los 70 del siglo XX, el movimiento comercial y el abundante tráfico en esta zona obligaron a construir un aparcamiento subterráneo bajo la plaza, además de dos scalextrics. En 1969 se reformaron las fuentes y jardines de la plaza de España. Hoy día continúa siendo un importante eje de comunicaciones entre el Madrid viejo y moderno y una zona de importancia comercial y financiera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario