lunes, 10 de octubre de 2016

Barrio de Tetuán, su origen en la guerra de África

Entrada de Metro con el nombre de Tetuán, zona de numerosos comercios de todo tipo.
Bario de Tetuán, calle Bravo Murillo. Foto: A. Castaño.
El barrio de Tetuán se creó coincidiendo con el Ensanche de Madrid a mediados del siglo XIX, pero no era parte del plan urbanístico proyectado para ampliar la ciudad, sino que surgió de manera casi espontánea. Llamado antes Tetuán de las Victorias, se originó tras la victoria española contra Marruecos en la guerra de África (1859-1860) en la que participaron unos 25.000 soldados españoles, dirigidos por el general O’Donnell, presidente del Gobierno, y sus jefes militares Prim, Echagüe y Rosa de Olano, entre otros.

La noticia de la victoria del Ejército español en la batalla de Wad-Ras y el fin de la guerra, en marzo de 1860, se celebró con grandes festejos en Madrid. Las tropas españolas llegaron a la capital en el mes de mayo y acamparon en la Dehesa de Amaniel, hoy Dehesa de la Villa, a la izquierda de la carretera de Francia, hoy calle de Bravo Murillo. La ciudad se engalanó para recibir a los soldados, aclamados por los madrileños desde la estación de tren hasta su campamento, un recorrido en el que emplearon varias horas. A la Dehesa de Amaniel se desplazaron la reina Isabel II y miles de madrileños, la mayoría en los ómnibus facilitados por el Ayuntamiento, para felicitar a los soldados. 


Oleo del desfile de tropas,flanqueadas por los oficiales a caballo y numeoso público..
Desfile ante el Congreso (J.Sigüenza) M.del Romanticismo
Madrid se convirtió en una fiesta, con bailes, toros, fuegos artificiales y desfiles militares frente al Palacio Real y el Congreso de los Diputados, mostrando las banderas, estandartes y armamentos confiscados al enemigo. Cinco años después, en 1865, el bronce de los cañones capturados en la batalla de Wad-Ras se fundió para realizar los leones que flanquean la puerta del Congreso de los Diputados.

La acampada de los soldados en la zona de la Dehesa de la Villa se prolongó en el tiempo, ya que no se sabía bien qué hacer con ellos. Poco a poco en sus inmediaciones se fueron instalando puesto de comida, ropa y merenderos. La coincidencia en el tiempo con el Ensanche de Madrid, y el encarecimiento de los terrenos incluidos en este plan urbano, hizo que miles de inmigrantes que llegaban de toda España y no podían comprar un piso en el Ensanche se instalaran en el denominado Extrarradio, que eran los terrenos que quedaban fueran de los límites del Ensanche.

Los barrios del Extrarradio surgieron junto a las carreteras de entrada a Madrid. En la zona del asentamiento militar se creó el de Tetuán de las Victorias, junto a la carretera de Francia; el de las Ventas del Espíritu Santo en la de Alcalá y Aragón, el arrabal de Puente de Vallecas en la carretera de Valencia, el de Puente de Toledo en la de Andalucía, el de Prosperidad en la de Hortaleza y los de San Isidro y Puente de Segovia en la de Extremadura. Estos núcleos de población, de casas levantadas por los propios habitantes con adobes, se extendieron hasta alcanzar los pueblos vecinos, que fueron anexionados por la capital a mediados del siglo XX.

Calle típica del barrio con antiguas casas bajas de ladrillo.
Una calle del barrio de Tetuán. Foto: Andrea Castaño.

El barrio adoptó el nombre Tetuán de las Victorias, en recuerdo de la ciudad marroquí tomada por los españoles en la guerra de África hasta que se cumplieron las condiciones del tratado de paz, firmado en esta ciudad. El acuerdo permitió a España ampliar el perímetro de Ceuta y la anexión del territorio de Ifni.

Muchas de las calles de este barrio madrileño tomaron los nombres de las batallas de la guerra de África y de sus jefes militares, nombres ya sustituidos en muchos casos. Todavía se conservan numerosas viviendas bajas de ladrillo visto y estilo rural, algunas con patio, últimos testigos de lo que fue este barrio antiguamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario